Principales beneficios de plantar árboles

Una ciudad con una infraestructura verde bien planificada y bien administrada se vuelve más resistente, sostenible y equitativa en términos de nutrición y seguridad alimentaria, alivio de la pobreza, mejora de los medios de vida, mitigación y adaptación al cambio climático, reducción del riesgo de desastres y conservación de los ecosistemas.

  • Para realizar una plantación se debe contar con un plan y diseños aprobados por la autoridad ambiental competente.
  • Una plantación no se puede hacer en cualquier zona ni con cualquier especie, esto requiere de estudios para garantizar que los individuos vegetales sean aptos para el área, cumplan su función ecológica y no se conviertan en invasoras.
  • Los individuos vegetales mejoran la calidad del aire, absorben dióxido de carbono, reducen las islas de calor y son hogar de fauna y flora, entre otras bondades. 
  • La comunidad es una aliada estratégica para el mantenimiento y conservación de los árboles. 

BENEFICIOS: 

  • Los árboles pueden contribuir al aumento de la seguridad alimentaria y nutricional local, proporcionando alimentos como frutas, nueces y hojas para consumo humano y forraje. Su madera, a su vez, puede ser utilizada para cocinar y calentar.
  • Los árboles desempeñan un papel importante en el aumento de la biodiversidad urbana, proporcionando plantas y animales con un hábitat, alimentos y protección favorables.
  • Un árbol maduro puede absorber hasta 150 kg de CO2 por año. Como resultado, los árboles desempeñan un papel importante en la mitigación del cambio climático. Especialmente en ciudades con altos niveles de contaminación, los árboles pueden mejorar la calidad del aire, haciendo que las ciudades sean lugares más saludables para vivir.
  • Los árboles grandes son excelentes filtros para contaminantes urbanos y partículas finas. Absorben los gases contaminantes (como el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno, el ozono y los óxidos sulfurosos) y filtran partículas finas como el polvo, la suciedad o el humo del aire atrapándolos en las hojas y la corteza.
  • Las investigaciones muestran que vivir cerca de espacios verdes urbanos y tener acceso a ellos puede mejorar la salud física y mental, por ejemplo, al disminuir la presión arterial alta y el estrés. Esto, a su vez, contribuye al bienestar de las comunidades urbanas.
  • Los árboles maduros regulan el flujo de agua y desempeñan un papel clave en la prevención de inundaciones y la reducción del riesgo de desastres naturales. Un árbol de hoja perenne maduro, por ejemplo, puede interceptar más de 15 000 litros de agua por año. 
753B5288-4438-4BF2-AF6A-BBA7C3E420B7

DATOS IMPORTANTES: 

Los ecosistemas forestales tienen la capacidad de disminuir el efecto invernadero a través de dos procesos relacionados al ciclo del carbono, la fijación o captura de carbono y la reducción de emisiones debidas a la deforestación y degradación forestal.

Los bosques durante su crecimiento absorben el bióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y lo convierten en carbono que se almacena en su tronco, raíces y hojas. Adicionalmente queda carbono almacenado en el suelo, en la materia orgánica al ras del suelo y en los árboles muertos. Este proceso en el que los bosques capturan carbono de la atmósfera contribuye a la mitigación del cambio climático. Un bosque que crece está catalogado como un sumidero de carbono.

los árboles producen oxígeno, purifican el aire, forman suelos fértiles, evitan erosión, mantienen ríos limpios, captan agua para los acuíferos, sirven como refugios para la fauna, reducen la temperatura del suelo, propician el establecimiento de otras especies, regeneran los nutrientes del suelo y mejoran el paisaje.

Apoya la reforestación donando Q1 en cualquiera de nuestras agencias INTERCOP,R.L.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp